La Berrea

Bajan las temperaturas, llegan las primeras lluvias, los días se hacen más cortos, el paisaje muda de color y un sonido perturbador altera la tranquilidad del bosque: La Berrea.

La Berrea, un sonido gutural que da comienzo al cortejo de los ciervos. Pero no es el único aviso: la tierra levantada tras orinar para delimitar el territorio y marcas en los árboles indican que las cornamentas se han desprendido del terciopelo que las recubría. Y poco después, el sonido seco de las cornamentas al chocar en una lucha sin sangre que determinará quién gana y quién pierde en el juego de la supervivencia de la especie.

Un sonido más grave, La Ronca, da inicio al cortejo de los gamos poco después. Con suerte, puede disfrutarse de ambos rituales a la vez, cuando estos ejemplares visitan los claros del Bosque en las últimas horas del día.

Autor: María Piedad Moreno Sánchez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s