Moda, Solidaridad y Ecologismo

Al año cada español tira a la basura entre 7 y 8 Kg de ropa, lo cual representa un 3,7% de los residuos domésticos, que pudiendo resultar poco aún podría ser menos o incluso nulo. Especialmente teniendo en cuenta las posibilidades que se han abierto sobre todo en los últimos tiempos.

Algunas de esas posibilidades son viejas costumbres que vuelven quizás a causa de la crisis como heredar la ropa de los hermanos. Llegamos incluso a “customizar” que no es otra cosa que hacerle unos arreglillos a una prenda de otra temporada para que parezca actual. Y bueno, la reina de las 3 R´s en casa: esa camiseta que después de cumplir su misión aún es reclutada para convertirse en pijama y finalmente, si el tejido lo permite, pasar al equipo de zafarrancho de limpieza como trapo.

Por otra parte llega la “Vuelta al Cole” con los tradicionales coleccionables, entre los que hay algunos que te enseñan a tejer. Práctica a la cual soy aficionada y por la que he descubierto el trapillo, que no es más que un subproducto de la industria textil. Los restos de tela son hechos tira y son vendidos como ovillos o bobinas en mercerías y tiendas especializadas. Aunque también existe la posibilidad de crear tu propio trapillo con tus viejas prendas y para muestra un botón o en este caso dos, en concreto dos alfombras que estoy haciendo y algún día terminaré. Una realizada en crochet con trapillo de mis viejos vaqueros ya rotos del uso, la otra es de pompones con trapillo hecho de camisetas de lycra, que no sirven para limpiar y están lo bastante desgastadas como para donarlas.

Fuente: ECOAmbientis

Fuente: ECOAmbientis

Porque en mi casa tenemos lo que tienen en tantas otras, cada temporada tras cambiar el armario de invierno a verano y viceversa: la bolsa de descartes, con ropa demasiado grande o demasiado pequeña, con aquello que no se lleva desde tiempos de la abuela pero que has estado guardando por si acaso o que no sabes por qué compraste. En esa bolsa va lo que esperas que no sirviéndote a ti le sirva a otra persona y la entregas a una asociación o la depositas en uno de los contenedores que han empezado a verse por nuestros municipios, sin no poca polémica, debido a que detrás de algunos de estos contenedores no hay una ONG como se anuncia para dar la ropa donada a quien la necesita sino una organización que utiliza las prendas para una actividad legítima o no, no se sabe, creando sobre esta noble acción desconfianza e incertidumbre, pues las administraciones públicas no pueden preocuparse de investigar la naturaleza de dichas organizaciones ofreciendo al usuario garantías de que el destino de la ropa entregada es el que se dice. Y esa incertidumbre y esa desconfianza no ayudan al sector del reciclaje.

Existen organizaciones que pueden dar solución a ese 3,7% de los residuos domésticos creando valor y con garantías pues se encargan de establecer convenios con los Ayuntamientos, estudian cuántos contenedores son necesarios y dónde ubicarlos, realizan las recogidas periódicamente y las trasladan a sus instalaciones donde las prendas son clasificadas. Aquellas que aún pueden utilizarse tal y como las recogen son enviadas a ONG´s o asociaciones para bien donarlas directamente o para bien crear establecimientos de segunda mano donde emplear a personas en riesgo de exclusión social. También existe una gran demanda en el mercado exterior, en África la venta de ropa de segunda mano supone el 70% del total de ventas, creando de nuevo economía.

Las prendas que por su estado no pueden volver a usarse para vestir son clasificadas según el tipo de tejido para volver a hilarse. Los nuevos hilados tienen diferentes usos como la confección de nuevas piezas, fabricación de acolchados de muebles o colchones, rellenos aislantes, soportes para alfombras o filtros.

De manera que esta actividad genera, además de importantes ahorros a las corporaciones locales en la gestión de residuos sólidos urbanos, gran cantidad de puestos de trabajo: transportistas, clasificadores, operarios de mantenimientos, técnicos de calidad, ingenieros, administrativos, directivos, comerciantes, diseñadores, etc.

Un ejemplo más de aquello que implica el concepto de Medio Ambiente, de cómo podemos respetar el entorno, siendo eficientes con los recursos, rentables en lo económico y solidarios con quien lo necesita.

Enlaces recomendados:

Customizar ropa

http://www.ideasdiy.com/tag/reciclar-ropa/

http://www.hogarutil.com/decoracion/manualidades/recicla-tu-ropa.html

Empresa de reciclaje de ropa

http://www.sarea.com/index.php?option=com_content&view=article&id=47&Itemid=58

 

Autor: María Piedad Moreno Sánchez

Anuncios

Una respuesta a “Moda, Solidaridad y Ecologismo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s